Cura de desintoxicación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

botica Cura de desintoxicación

Mensaje por Marina el Lun 29 Ago 2011, 23:02

La cura de desintoxicación es una modalidad del ayuno, menos restrictiva. Se trata de una
dieta curativa de eliminación a base de zumos de frutas y/o verduras, por tiempo limitado y
que se puede llevar a cabo en casa. Es una de las mejores formas de limpiar el cuerpo, que
recibe nutrientes en proporción suficiente para que no corra peligro ningún tejido esencial
ni órgano vital, y el método más eficaz e inocuo para reducir peso corporal, la forma más
natural de eliminar los residuos metabólicos y tóxicos que pueden haberse acumulado en el
organismo; además mejora y embellece el aspecto general y de la piel, y los tejidos ganan
tersura. Se diferencia del ayuno estricto, definido como abstinencia de toda comida y bebida
excepto agua, que requiere contar con reservas suficientes y un buen estado de salud o,
ante la duda y por las posibles contraindicaciones, una adecuada supervisión médica y en
su caso control clínico.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


El doctor Hellmut Lützner , director médico de la Clínica de Ayuno Kurkpark de
Uberlingen/Lago Constanza en Alemania, considera que la mayoría de las personas cuando
tienen los medios necesarios comen demasiado, sobrealimentación constante que tiene
bastantes inconvenientes, provoca un aumento de la toxemia celular y genera numerosos
trastornos de salud.



La reducción alimentaria y el ayuno encuentran su fundamento más reciente, entre otros, en
el movimiento higienista surgido en Estados Unidos en el siglo XIX. El ayuno terapéutico,
una de las terapias más antiguas que se conocen, es considerado en la actualidad parte
integral del cuidado total de la salud en el tratamiento de diversos síntomas. Herbert Shelton ,
reconocida autoridad contemporánea en problemas de nutrición, entiende que el ayuno por
la autólisis de los tejidos o autoconsumo regenera el organismo y por consiguiente lo "cura".



Para el higienismo la salud y la enfermedad están ligadas al estado toxémico del organismo.
La salud existe cuando el nivel de toxemia es inferior a un cierto umbral de tolerancia, la
enfermedad sobreviene cuando el nivel toxémico llega a ser demasiado elevado, y los
síntomas no son más que esfuerzos que el organismo realiza para intentar desintoxicarse.
Se recomienda una alimentación simple y el ayuno para favorecer la desintoxicación,
las crisis de enfermedad se consideran tentativas de desintoxicación que no deben
obstaculizarse, y la curación de las enfermedades consiste en renovar el organismo
purificándolo.



Requerimientos


El doctor Lützner indica varios tipos de ayuno, con agua mineral o de manantial buena, con
infusiones calientes que contrarrestan la acidez, con mucílagos en el caso de personas con
estómago e intestino sensibles, y con infusiones, caldos vegetales calientes o zumos, que
califica "Forma más apropiada para realizar un ayuno por su propia cuenta".



En cualquier caso, establece unas reglas básicas:


1) no comer nada en una, dos o más
semanas, sólo beber (infusiones, caldo vegetal, zumo de fruta, jugo de hortaliza, y tanta agua
como pida el cuerpo).



2) dejar todo lo que no es necesario (costumbres que perjudican al
organismo que ayuna, tabaco, alcohol, golosinas, café, medicamentos no imprescindibles,
...).



3) desligarse de la vida cotidiana, si se puede, para buscar el encuentro con uno mismo
y dejarse conducir por su interior.



4) comportarse de forma natural, hacer lo que sienta bien
al cuerpo, lo que el cuerpo pida (dormir mucho al cansado, caminar, hacer deporte y nadar
el amante del movimiento, realizar lo que cause satisfacción, pasear, leer, bailar, gozar de
la música y aficiones que se tengan).



Puede realizar un ayuno cualquier persona que se sienta sana y con capacidad de acción.
No debe ayunar si hay dudas acerca del ayuno, si el estado de ánimo es depresivo, si tras
una enfermedad u operación hay aún debilidad, si tiene exceso de trabajo, agotamiento,
nervios y estrés, si hay que tomar medicamentos muy activos que precisen controles. Quien
no se considere sano, tenga la presión arterial demasiado alta o baja, o una enfermedad
crónica, no debe ayunar sin el consejo de un experto acreditado.



Las etapas alimentarias


Para Désiré Mérien , impulsor de las etapas alimentarias en el Centro de Educación Vital
Nature et vie, ayunar es volver a nacer, volver a vivir, regenerarse, es un acto tan fundamental
como respirar, beber o comer. Ante la cuestión de por qué el ayuno no es habitual en nuestro
modo de vida, responde que las personas con buena salud no conocen la utilidad de reducir
de vez en cuando su alimentación, y los enfermos quieren suprimir enseguida sus síntomas
utilizando medicamentos.



El método de las etapas alimentarias tiene como principio que un régimen alimenticio
simplificado provoca una pérdida de peso hasta alcanzar una cierta estabilización, entonces
se adopta un nuevo régimen más restrictivo y procediendo así sucesivamente se llega sin
tropiezos al ayuno hídrico. Esta manera de efectuar la entrada al ayuno proporciona, en
opinión de Mérien, una gran seguridad, la eliminación de la toxemia es más lenta y se evitan
las grandes crisis. Es una manera suave de reconciliarse con el ayuno, que consume los
tejidos anormales, motiva así la regeneración orgánica y funcional, y favorece la regresión
de los trastornos agudos y la resorción de los crónicos.



Las agresiones de la vida cotidiana bastan por sí solas para desarrollar una toxemia general,
excesiva para el organismo. Aun cuando la alimentación no sea la causa directa de los
trastornos ---sin embargo suele serlo, por la mala calidad de los alimentos no biológicos y su
combinación en asociaciones incorrectas, estima Mérien--- sólo la abstención de cualquier
alimento durante algún tiempo permitirá evacuar la acumulación de toxinas que persiste en
el organismo.



A la pregunta de cuándo ayunar, Désiré Mérien contesta que hace falta ayunar cuando se
siente realmente la necesidad, sólo el propio ayunador puede, en lo que le concierne,
sentir en lo más profundo de sí mismo la llamada al ayuno. No es bueno que mantenga
su organismo en una sobrecarga toxémica excesiva, porque si el modo de vida presenta
deficiencias, esta toxemia irá acrecentádose y puede desembocar en situaciones difíciles,
cuando no peligrosas: "Un ayuno emprendido a tiempo resulta menos caro a la sociedad
que una larga enfermedad provocada por una falta de cuidados higienistas elementales.
Respecto a la mejor época del año para ayunar, cuando el organismo está toxémico el
tiempo más idóneo es el momento presente, cualquiera que sea". Si la persona no tiene
una toxemia excesiva, puede elegir el período que más le convenga. Teniendo en cuenta que
el ayunante tiende a ser más sensible al frío, suele proponerse la estación más calurosa, o
la primavera o el otoño. Pero "Lo ideal es respirar aire fresco mientras mantiene su cuerpo
caliente, la temperatura excesiva constituye un hándicap, una época idónea es la primavera,
también el preotoño al no necesitar calefacción es favorable al desarrollo del ayuno, ... Se
debe ayunar cuando se sienta la necesidad, cualquiera que sea la estación".



El doctor y naturópata Eduardo Alfonso preconiza en cambio que, en estado de salud, la
restricción alimenticia como práctica higiénica y purificadora se debe realizar de preferencia
en la estación fría, "Porque la remisión en esta época de las funciones orgánicas y de las
manifestaciones de la naturaleza, invitan al reposo de las funciones digestivas; así lo hacen
efectivamente los animales".



Zumos de frutas y verduras


El doctor Alfred Vogel afirma del ayuno: "Es uno de los mejores métodos curativos, para
limpiar el cuerpo de factores perturbadores. De vez en cuando deberíamos tomar durante un
día entero sólo zumo de fruta y ayunar después con agua pura durante algunos días". Porque
los ayunos largos sin control médico pueden acarrear serios trastornos de salud, aboga
por la dieta curativa a base de zumos de frutas o verduras biológicas: "Evitan que se tenga
mucha hambre y llevan con facilidad a la buscada limpieza de los humores corporales".



Un ayuno de zumo de frutas durante una semana, prosigue, es una verdadera limpieza del
organismo, el cuerpo recibe la proporción de nutrimento que le permite proceder a una
depuración. La duración depende de cada uno, de la necesidad, a veces pueden bastar
dos o tres días, pero si se hacen tres es una lástima cortarlo pues lo más difícil ya está
superado, el cuerpo ya se ha acostrumbrado al cambio y aguanta bien unos días más.



Savia y limón


Stanley Burroughs , naturópata difusor de la cura de savia y zumo de
limón, defiende que para una persona sana constituye un medio
razonable y natural de liberar el cuerpo de toxinas y depósitos grasos,
conservando el bienestar general y la plena capacidad de rendimiento.



Para K.A. Beyer , se trata de ayudar al cuerpo a purificarse y liberarse
de los depósitos y grasas superfluas, muchas veces acumulados a lo
largo de años de alimentación incorrecta y un modo de vivir erróneo.
Cuando el cuerpo no los elimina espontáneamente se le incita a que
lo haga por medio de una cura racional, especialmente apropiada por
su composición. Es ideal para un tratamiento de reducción de peso y
desintoxicación, y útil para el cabello y cualquier tratamiento estético, personas muy delgadas
pueden restablecer el equilibrio del metabolismo corporal, se normaliza la digestión y el
nivel de colesterol exógeno, y la purificación afecta incluso al estado psíquico de manera
positiva.



Contraindicado expresamente en personas con diabetes insulino-dependiente o
estado depresivo avanzado.



La glucosa del sirope de savia, compuesto de los zumos alimenticios
concentrados de los árboles de arce y palmera, proviene en un 100% de la
propia savia, que contiene además los oligoelementos naturales precisos
para la asimilación orgánica.



Para prevenir problemas carenciales, el sirope de arce que se utiliza contiene un alto y
equilibrado nivel de minerales (calcio, zinc, manganeso, hierro). El sirope de palma destaca
por su elevado nivel de potasio, en perfecto equilibrio con su contrapartida el sodio (10:1),
en una proporción.que es importante mantener, según Beyer.



El sirope de arce y de palma son zumos alimenticios que además de su elevada aportación
de sales minerales, vitaminas y enzimas, suministran al organismo un alto grado de hidratos
de carbono ---fructosa y glucosa, fuente de energía inmediata para el cuerpo--- fácilmente
asimilables, que aseguran el aporte necesario al organismo, en particular al sistema
nervioso y a las células cerebrales, que dependen esencialmente de la glucosa como fuente
de energía.



Otro ingrediente básico de la cura es el limón fresco, una de las fuentes de minerales y
vitaminas más rica de nuestros alimentos. Su acción permite, con el metabolismo de
proteínas, lípidos e hidratos de carbono, la eliminación de los depósitos de grasa de los
tejidos y una disminución del peso. La vitamina C es indispensable para la buena salud de
los huesos, dentadura y vasos sanguíneos, mejora la resistencia del cuerpo, es importante
para un metabolismo sano y necesaria para el funcionamiento del antioxidante que impide
la descomposición por oxígeno de las células. Durante la cura se absorben cada día más
de 80 mg. de zumo de limón, que repone la eventual carencia de vitamina C, y el cuerpo es
activado por un metabolismo mejorado.



La cayena (pimentón picante en polvo) que acompaña al sirope de savia y al zumo de limón
disuelve flemas y regenera la sangre, además contiene muchas vitaminas del complejo B.
También puede tomarse agua e infusiones, sobre todo de menta, para favorecer el proceso
de purificación y ayudar a neutralizar olores de la boca y del cuerpo que pueden aparecer en
el período de desintoxicación.



La cura de savia y limón, sostiene Beyer, no provoca ningún efecto negativo o fatiga,
nerviosismo, desvitalización, desmineralización, ..., frecuentes en las curas de
adelgazamiento pobres en hidratos de carbono y oligoelementos. Las personas con buena
salud no experimentan fatiga o nerviosismo durante la cura, y conservan buena capacidad
física y bienestar. La energía suplementaria proviene de la reducción de los depósitos de
grasa. Es importante la correlación del intestino y el hígado, por lo que es necesaria la
limpieza diaria del intestino. En la desintoxicación el cuerpo puede fallar si la eliminación de
residuos y toxinas es insuficiente, el resultado es mejor cuanto más se elimine, aspecto
principal de la cura porque las impurezas que el cuerpo desecha deben ser evacuadas
para no depositarse en otra parte del organismo.



Primero se limpia y descongestiona el tracto digestivo, luego los otros órganos de
eliminación, hígado y riñones. Se regulariza la presión en los vasos sanguíneos y mejoran la
circulación y las enfermedades catarrales (resfriado, gripe, estado febril, sinusitis, bronquitis)
y las alergias base de posteriores dificultades respiratorias. La cura da al cuerpo ocasión de
aumentar sus defensas, por lo que es también una medida preventiva.



Respecto a la duración, reflexiona Beyer, ya que durante los tres primeros días el cuerpo
se alimenta de las reservas almacenadas como glucógeno en sangre e hígado, una cura
debería durar más de tres días, es a partir de entonces cuando el organismo empieza a
eliminar toxinas y a reducir sus reservas de grasas depositadas por todo el cuerpo. Mientras
dura este proceso no se siente hambre, sólo cuando esos depósitos están agotados vuelve,
señalando que ya es tiempo de volver a comer.



Durante y después de la cura aumenta la capacidad de rendimiento, la mayoría de las
personas puede desempeñar sin problemas su profesión o su trabajo diario normal,
muchas notan que mejora su estado de ánimo y que su dinamismo y vitalidad aumentan.
Algunas personas pueden sentir alteraciones durante la cura, debilidad, sueño, dolores,
resultado de las toxinas que el cuerpo está soltando y que circulan en la sangre antes de ser
eliminadas, suelen desaparecer a los 2-3 días de cura. En estos días de crisis curativa de
purificación pueden aparecer afecciones o síndromes ocultos o antiguos (cefalea, jaqueca,
náusea, vómitos, mal aliento, esputos, orines cargados, secreciones vaginales, diarreas,
urticaria, herpes, eccemas), es la autolimpieza interna que se lo está llevando todo. A partir
del quinto día se hacen notar los efectos benéficos del tratamiento.



Es muy importante la finalización, es fuerte la tentación de comer inmediatamente después
de la cura y en cantidad excesiva. Después de descansar diez días, el aparato digestivo
necesita dos o tres días para acostumbrarse de nuevo al regimen habitual, pasados los
cuales el cuerpo puede asimilar de nuevo una alimentación normal. Beyer concluye: "A partir
del cuarto día puede comer de nuevo normalmente pero es muy recomendable durante
los dos primeros meses evitar las comidas copiosas, hechas de mezclas alimentarias
contradictorias, ricas en productos animales (acción nefasta de las grasas saturadas) y en
alimentos refinados (acción desastrosa de los azúcares simples), y con aditivos químicos
por centenares. Mejor es adoptar una alimentación biológica, utilizando nutrientes integrales
surgidos de la agricultura biológica, dando preferencia a los cereales, legumbres, frutas,
proteínas vegetales. Esta alimentación deberá ser rica en fibra para asegurar un buen
drenaje intestinal".


• єℓ тιємρσ ραѕα, тυ ρєямαиєςєѕ •
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

σנαℓα ℓα νι∂α νιиιєяα ςσи υи ςσитяσℓ ∂є◄◄яєтяσςє∂єя ►ρℓαу ▌▌ραυѕє►► αναиzαя.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

...Y aún no te puedo decir adiós...
si no tardas mucho, te espero toda la vida

Marina
Admin


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.